Españoles cada vez menos satisfechos 1


El porcentaje de españoles satisfechos con su vida ha caído en picado, al pasar de 67 % en 2007 al 48 % en los últimos cinco años, según los recientes datos presentados este lunes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Según el informe, entre los 34 países miembros de esta organización, la gente que vive en Holanda y Australia se siente más satisfecha.

Mientras Corea del Sur, Japón, Eslovaquia, Italia, Polonia, Portugal, Estonia, Turquía y Grecia se encuentran por debajo de España en el “índice para una vida mejor”.

La pérdida de confianza en las instituciones y la desigualdad en términos de renta son algunos de los efectos de la crisis económica en España.

Los datos más preocupantes en el país ibérico pertenecen a la situación laboral, puesto que sólo el 56 % de la población en edad de trabajar tiene un empleo remunerado, lo cual es casi 10 puntos por debajo de la media de los países desarrollados.

España ha registrado 5.933.300 personas desempleadas en el primer trimestre de 2014. El año 2007 se cerró con 1,9 millones de desempleados y el año pasado acabó con más de 5,9 millones, es decir una tasa del 25,73 %, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA).


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Un comentario en “Españoles cada vez menos satisfechos

  • Rafael Domínguez Losada

    Si por mor de la tecnología nos liberásemos para un ocio creativo, festivo y saludable *al modo antiguo*, al trabajo le podrían dar por allí.

    Porque para mí es un sinsentido el querer trabajar o tener plaza fija por un sueldo, porque no haya imaginación para querer superar el sistema capitalista y el puto dinero como factor de intercambio, que le posibilita a algunos acumular parasitariamente ingentes plusvalías, sin rendir a cambio nada positivo.

    Que lejos fuimos a parar de aquella sociedad de derechos que se quería y estaba elaborando para nosotros por nuestros nobles antepasados greco latinos, antes de que sobre el hombre ético occidental predominase la mafia católica para esclavizarnos también a nosotros, a imitación del resto de las naciones capitalistas del mundo. Eso en forma de judaína bimilenaria y no otra cosa es lo que estamos viviendo.

    Procede una sociedad de derechos en la que cada cual viva en función de sus merecimientos y *no* por lo que se esté robando o hayan robado nuestros opresores o sus papitos. (Si acabásemos con la moneda como factor de intercambio, de nada les serviría todo lo robado.)